Indicios de una Mala Higiene Auditiva

La higiene es muy importante en prácticamente cualquier aspecto de la vida. En gran parte, y entre otros muchos motivos, porque la higiene es salud. En el caso de los oídos, que son unos órganos muy sensibles y delicados del cuerpo humano, no iba a ser una excepción.


Pruebas Auditivas

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Una buena Higiene Auditiva Previene Enfermedades

Una buena higiene auditiva se traduce en una buena salud ya que ayuda a Prevenir muchas Enfermedades y numerosas infecciones, e incluso a frenar la pérdida total o parcial de la audición. Por tanto, una buena higiene auditiva es clave.


Indicios de una Mala Higiene Auditiva

Sin embargo, ¿cómo sabes si tienes una buena o una mala higiene auditiva? Hay algunos indicios que se traducen en pistas para conocer mejor el estado de nuestra higiene auditiva. Y, por tanto, son alertas que debemos tener en cuenta para estar precavidos a la hora de tomar medidas al respecto.


1.- Lavarse los oídos con frecuencia

Hay que lavar los oídos con cierta frecuencia y regularidad. Si eres de los que nunca se lava los oídos, o lo hace muy de vez en cuando, es evidente que no consideras que tu higiene auditiva sea una prioridad. Por tanto, es posible que a corto o a medio plazo padezcas alguna enfermedad o deficiencia auditiva, si no la padeces actualmente.


Limpiar los oídos

2.- No dejar que se acumule cerumen en el canal auditivo

¿Tienes mucho cerumen acumulado en el canal auditivo? El cerumen es un aceite ceroso que segregan las glándulas del oído y que se debe retirar cada cierto tiempo. Si pasa mucho tiempo sin que lo hagas, podría llegar a crearse un tapón de cerumen, el cual sería molesto e incluso dañino. Pero esto se puede evitar fácilmente con unos buenos hábitos de higiene auditiva.


3.- Utilizar tapones al bañarse en una piscina o en la playa

Nadar, bañarse o bucear en una playa o una piscina implica exponer los oídos a diversas fuentes de suciedad. Es inevitable que el agua en el que nos sumergimos esté llena de elementos como partículas de polvo, insectos, hojas de árboles, cloro... Y dichos elementos, que son propensos a adentrarse en el canal auditivo, resultan nocivos tanto para el oído como para la audición ya que provocan, entre otros, otitis. La solución para evitar este tipo de inconvenientes consiste en utilizar tapones para los oídos como medida de prevención y como señal de una buena higiene auditiva.


4.- Secarse los oídos después del baño

Al margen de utilizar o no tapones para oídos cada vez que te sumerjas en una piscina o en una playa, otra medida de higiene auditiva muy recomendada consiste en limpiarte los oídos y, especialmente, en secarlos al salir del agua. Lo ideal es coger una toalla pequeña que esté seca, limpia y caliente. Ya que el frío y la humedad pueden ser perjudiciales.


5.- Detectar molestias en los oídos

Si notas molestias en los oídos, es probable que no goces de una correcta higiene auditiva. Esto puede deberse a la mala limpieza, pero incluso a otros problemas relacionados con la salud auditiva que requieren el diagnóstico de un experto.


6.- Detectar picores en los oídos

A veces se producen picores dentro del propio canal auditivo, especialmente durante un proceso gripal o catarral. Pero cuando éstos son prolongados o muy pronunciados, puede que la situación sea más grave. Los motivos pueden ser muy variados, pero quizá estén relacionados con la higiene auditiva.


Picor de oídos

7.- Detectar una mala capacidad auditiva

Una mala capacidad auditiva, es decir, si escuchas peor de lo normal o tienen que repetirte algunas palabras o frases que no hayas entendido a la primera, pueden deberse a una pérdida parcial de la audición. Si es algo puntual, puede achacarse a diversos motivos, como por ejemplo a una mala higiene auditiva.


8.- Detectar zumbidos en el oído

Los zumbidos en el oído son incómodos y suelen deberse a un mal cuidado de los oídos. Si se trata de algo puntual, es algo que no debemos descuidar; pero si es algo prolongado, se convierte en un objeto de preocupación.


Acude a un experto para diagnosticar una mala higiene auditiva

Si padeces alguno de estos síntomas o tienes cualquier otra sensación molesta relacionada con el oído, puede que se deba a una mala higiene auditiva. En cualquier caso, debes acudir a un experto en audición lo antes posible para tener un diagnóstico más preciso del estado real de tus oídos. En función del grado de higiene auditiva que tengas, el problema puede ser mayor o menor.


Hábitos para tener una buena salud auditiva

Lo ideal es tener una buena higiene auditiva para evitar ciertos males. Para ello, hay numerosos consejos que se pueden tener en cuenta, como limpiarse los oídos con cierta regularidad; evitar la introducción de elementos externos en el canal auditivo, como los bastoncillos; usar tapones para oídos cada vez que te bañas en una piscina o en una playa; secarte los oídos con una toalla seca y caliente... Pero también someterte a pruebas de audición de manera periódica, consultar con los expertos en salud auditiva cualquier duda y seguir a rajatabla sus consejos.

Cabe recalcar que una buena higiene auditiva no exime de padecer problemas relacionados con el oído ni de sufrir una pérdida total o parcial de la capacidad auditiva. No obstante, sí que ayuda mucho a evitar pequeños problemas y a frenar los más graves.

Entendido
Si, esta web también utiliza cookies. Más detalles...